Tardes de verano, lavanda y pequeños visitantes...





Si hay algo que me gusta del verano son las tardes sobre las 17:30 y 18:30, es el momento mas bonito del día, el sol ya no calienta tanto y es cuando podemos apreciar la naturaleza con todo su esplendor. Sobre esas horas buena parte de la gente opta por salir a la calle o la terraza y disfrutar del ambiente con un vaso bien frío de su bebida favorita, un granizado,una horchata o una buena caña.




Hace 4 años aproximadamente justo sobre estas fechas decidí  autoregalarme una maceta de lavandas, apenas se podía apreciar las ramitas pero estaba segura que un día llegaría a dar hermosas flores con su tono morado y agradable aroma (al menos para mi).

Pasaron los meses y aquella maceta se hizo pequeña, ya no había espacio para tantas flores y por eso decidimos trasplantar a un lugar donde pudiese crecer libre y a su aire.

Y así fue, creció tanto que ahora ocupa más de  1 metro de ancho y la tendencia es ir a mas, ya no se que hacer con tantas flores, ramas y tampoco......



...con algunos visitantes que ni siquiera conozco sus nombres.


¿Alguien podría decirme que bicho es este?




Ayer por primera vez me atreví a sacar la cámara de fotos y retratar de cerca los pequeños visitantes que cada año invaden mi jardín. Que constes que tengo pánico a toda clase de bichos: arañas,hormigas, abejas, mosquitos,etc.... son mi pesadilla pero con los años me he acostumbrado aunque muy de lejos.


Arriesgándome a llevar un picotazo decidí coger la cámara y disparar hasta conseguir alguna foto que pudiese marca ese momento, y fue graciosos porque las abejas son muy siniestras, tienen la capacidad de reconocer el miedo del ser humano y incluso yo creo que se burlan de nosotros, sin más salen disparadas en misión de ataque, lógicamente  siempre en la misma dirección que estamos ubicado y obviamente no me quedo esperando a charlar....salgo a toda pata buscando refugio como si se tratara de una bomba nuclear.





Me encanta lo productivas que son y lo bien que hacen pero esa manía de defender me pone de los nervios, y eso que nunca me pico una abeja....y espero que ese día nunca llegue.





Para mi tener una pequeña plantación de lavanda es todo un lujo, a finales de agosto cuando las flores ya están casi seca recojo todas y distribuyo en pequeñas bolsitas de olor de cuales duran todo el año.



Espero que estés disfrutando del verano a igual que yo...con o sin bichos alrededor jejje.


¡Felices tardes de verano!



by Boulevard Pink 

INSTAGRAM FEED

@soratemplates