A lo hecho,pecho ¡A mí me lo vas a decir! 1ª Parte




Tengo un millón de defectos que confesar, y no me refiero a los defectos normales que hay en el ser humano y que podemos corregir con un poco de educación o con una pastilla, por desgracia, este no es mi caso.

Hoy os quiero hablar de defectos físico, no se el porque pero me ha tocado a mí, es un problema que pueden ser derivados de una mala postura, de la genética o bien es mi destino y punto.

Es la primera vez que hablo alto y claro y aunque en mi entorno ya conoce mi problema, creo que en este blog es la primera vez que voy a tocar este tema. Se que hay más chicas que están pasando por el mismo problema, incluso sufren de caso más graves que el mío, por eso he decidido crear este post.

 Creo que un blog esta para eso, para echar una mano, para ayudar, si somos capaces de influenciar a alguien que se compre un producto creo que también es nuestro deber compartir temas que parecen ser únicos, exclusivos y limitados a un cierto número de personas que ha venido a este mundo a pasarlo mal.

Mi problema es la talla de mi pecho, en mi opinión,demasiado para mi, lo normal es una talla 85 o 90 y la mía es una 105. Bueno, para algunas chicas o incluso algunos chicos, entender las tallas es complicado, aunque viendo las fotos (soy yo) ya podéis tener una idea de la talla.

Este problema lo tengo desde siempre, surge en la peor fase de nuestra vida, la juventud. Eres insegura, no conoces nada, tienes miedo  y vergüenza a todo a y a todos y sinceramente no ves la hora de cumplir los 18 para pegar un cambio radical.


La primera vez que consulte un especialista en el tema fue con 18 años, el cirujano me aconsejo esperar hasta que tuviera un hijo para tomar esa decisión. Ok, vale, si usted cree conveniente, ¿pero cuando tendré hijos?

Llegó los 19,20,21,22... y ves que tu vida sigue igual aunque ahora ya eres suficiente madura y más segura de si misma y enfrenta los problemas con otra perspectiva (o porque no te queda otra).

Cuando la talla pasa a ser un problema.

Cuando tenia 12 años sabía que iba ser más alta que mis amigas, casi todas eran bajitas, mucho culo y poco pecho y yo todo lo contrario:  alta, delgada,poco culo y mucho pecho. Hasta ahí, normal, ni todas somos iguales, pero el verdadero drama comienza cuando te das cuenta que algo sobra, y no me refiero a la petarda de su " amiga" que es la primera en darse cuenta que tienes un defecto y que al envés de ayudarte, se ríe. (otros de los problemas que si te sobra,  te lo digo con toda confianza, córtalo ya, porque este tipo de gente no puede y nunca será tu amiga de verdad).


Cuando uno tiene un problema la verdad tiene un millón de problemas, porque a final una cosa lleva otra. Tener pecho grande es un problema de salud, te duele la espalda, los hombros, es incomodo para dormir boca abajo,etc,etc,etc pero el mayor problema es cuando te toca hacer cosas y ves que ese problema te hace sentir incomoda o simplemente te limita, os voy a dar varios ejemplos:

Practicar deportes,



Hace años fui jugadora de voleyball, era mi pasión y de hecho cuando estaba en la universidad mi equipo gano la medalla del mejor equipo de la ciudad, para mi fue como un premio de la loteria teniendo en cuenta que es raro que me toque algo bueno.

El caso es que tuve que dejar porque me resultaba incomoda. Ala, !adiós sueño!


Encontrar la ropa perfecta:





En mi caso, para que me quede bien tengo que recurrir siempre y siempre a escote en V, ni si me ocurre comprar jersey de cuello cisne, ¡Me queda falta y resalta un montón!


Drama en el probador:


Odio probar ropa, y no porque no me guste la ropa sino porque se que al entrar en este diminuto espacio será como entrar en el infierno, estas solas, agobiada, deseando ver si te queda bien pero en el fondo ya sabes cual es la respuesta.


Playa:

Si, llega el buen tiempo y es hora de preparar el atuendo para ir a la playa, ops a ver que me pongo, y no porque falte modelos y colores, faltan tallas, es que si quiero ir conjuntada con la parte de arriba y abajo del mismo color o recurro a los modelos sencillo y horroroso que venden en Decatlon o bien paso de ir a la playa.

Es que poco cabeza tiene algunos diseñadores, el hecho de tener una talla 105 no significa que mi peso sea 105 kilos, no hay forma que entienda que ser grande no significa que tenga sobrepeso.




Colores:


Me encanta los tonos pasteles, pero tengo que evitarlos, el color negro sigue siendo el color clave para disimular. Solo me arriesgo con faltas o pantalones, mis camisetas,camisas,etc son casi siempre negras.


Patrones:

Rayas,

Solo las verticales, ni se me ocurre poner camisetas con rayas horizontales, la sensación es que te va salta a la vista.


Este son unos de los miles problemas que enfrento a diario, y en mi caso aunque pierda kilos el problema sigue ahí, ¿Solución?


No te queda otra, o te conformas o intentas buscarte la vida como sea,

Soluciones:

Sujetador reductor (no elimina el problema, engaña, es una ilusión óptica) y casi  todos son horrorosos, de verdad ¿porque que les cuesta hacer algo más bonito?






Quedarse en casa y esconderse del mundo hasta que te haga mayor y ahí ya nada importa. ¡¡No!!! Ni soñando.


Recurrir a la cirugía.


MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN,


Una decisión drástica y muy costosa, algo que no se puede tomar a a ligera, se trata una intervención cirugía sería y que como todas tiene su riesgo.

Llevo desde los 18 años pensando en hacerme una y ya he pasado de los 30 y aún sigo pensando, he pasado dos veces por el quirofano  por enfermedad y francamente lo he pasado mal, mi cuerpo rechaza la anestesia general y cuando toca la hora de despertar no solo tengo ataques sino que más de una vez me han tenido que reanimar de forma brutal.

La última vez que estuve en una clínica de estética muy conocida en nuestro país salí de allí con gana de llorar, me lo pusieron mi caso como algo tan mal, tan grave, peor que cualquier otra enfermedad, algo que llevo desde los 14 y aquí estoy, se lo que es que convivir con esto, pero no hay derecho, lo pusieron de todo menos bonito, no se si la persona que me atendió estaba horrorizada o lo único que queria era engordar su lista de clientes y por supuesto de euros en su cuenta. Señores, un operación así no es barato, cuesta entre 3.000€ a 4.000€, sin contar que tienes que que estar en reposo durante 1 mes sin hacer movimientos brusco (cosa que no me lo puedo permitir, soy autónoma), sin contar la semejante cicatriz que me quedará, algo que te marcará para el resto de tu vida.

Después de pensármelo mucho he llegado a la conclusión:


1º Tengo demasiadas cicatrices y  algunas muy visibles como para añadir otra más

2º Coste  ¿Quién se lo puede permitir?








En fin, no estoy dispuesta a arriesgar o hipotecarme mi vida por una cuestión de estética,

Como bien dice el refrán,  ¡A lo hecho, pecho! Y si me ha tocado ser así, ¡Así seré!

Afrontarlo es mi reto, algo que tendré que conformarme y creo que a estas alturas ya no merece la pena sufrir.






¿Y tú?

¿Tienes algún defecto que confesar?
¿Sufre del mismo problema?

Espero que este post te ayude a entender que no estas sola y que en esta vida hay que sacar el mejor partido de todo, muchas veces lo sueños no se cumple, es una realidad pero no el fin del mundo.





Image and video hosting by TinyPic

INSTAGRAM FEED

@soratemplates