Fall in love



Mi forma de pensar y vivir es muy sencilla. Poco importa si llueve o hace frío en un lunes de otoño. Nuestros días se dividen en preciosas horas, preciosos momentos  y la única certeza que tenemos es el que tiempo no se detiene. Entonces si el tiempo no se detiene. Yo tampoco.


Caminar, seguir adelante no significa olvidar, dejar de pensar o sentir ese algo que llevamos dentro. De hecho, soy una gran defensora de que  todo lo que sentimos debemos decir a tiempo antes que sea tarde, mas vale arrepentirse de lo dicho y no del ¿Y si hubiera dicho? ¿Que hubiera pasado?


Cada vez más nuestro tiempo se hace más corto, asumimos compromisos, nos conectamos mas con otras personas sea de forma profesional, personal o emocional. El tiempo no para.

La mayoría de estos caso son como desafíos impuestos por la vida y no traen un manual de instrucciones, tienes que coger, aceptar, acertar,tropezar, caer, equivocar y volver  empezar.

El acertar o equivocar tiene una relación directa y muy mala con ser bueno o ser malo, con ser perfecto o imperfecto, de estar preparado o de estar a la altura, y es ahí donde descubre el acto de abandonar.

Pero...¿Cuando es el momento de abandonar o de olvidar?

Nadie lo sabe. Y tampoco podemos elegir por los demás ni de imponer nuestro amor o nuestra intenciones.

La vida es eso que te despierta en una mañana deseando que salga el sol, te pones tu mejor perfume, tu mejor ropa y cuando abres la ventana te das cuenta que llueve y hace frío y no te queda otra que volver a cambiar. En cambios hay días que te preparas para la peor tormenta de todos los tiempos pensando que no habrá mañana y de la nada sale el sol.

Pues lo mismo pasa con los sentimientos, con las personas y con la vida, esa delgada línea entre ser  y lo que podría haber sido, todo es efímero.


En este aprendizaje diario que es la vida, intento buscar el equilibrio entre hacer las cosas bien y ser alocada,  de ser buena chica y ser razonable.

Mientras sigo buscando respuesta a mis dudas seguiré metiendo la pata, seguiré siendo yo. Porque entre acertar y equivocar, elijo vivir.

Si la razón me falla, dejaré que hable mi corazón y seguiré por ese camino. ¡Malo será!*



*Malo será: es una expresión optimista muy usada en Galicia. Viene a decir que, aunque haya miles de adversidades en un momento de tu vida, siempre se puede salir adelante. Siempre.















No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar :) !!!!

INSTAGRAM FEED

@soratemplates