Infinite Highway




Me haces correr demasiado riesgos en esta carretera llamada vida, estoy en este horizonte perdido, no hay nadie cerca, solo silencio en este desierto.

Estoy sola y no se a dónde voy, lo único que se es que necesito ir, ya no quiero tener lo que no tengo, sólo quiero vivir sin motivos, ni objetivos ni falsas apariencias.
Estoy viva y eso es todo, sobre todo es la ley de una infinita carretera llamada vida.

Cuando vivía en la ciudad no tenía nada, tampoco tenía nada que temer, pero mismo así tenia miedo, miedo de seguir por esa carretera.
Cuando vivía en la ciudad tenía todo, todo a mi alrededor pero todo lo que sentía era que algo me faltaba y todas las noches me despertaba bañada en sudor pensando en todo que lo que paso y que no tenía que haber pasado. Que jodida es esa carretera, la infinite highway.
No quiero recordar lo que ya olvide, no quiero aprender lo que ya se.
Sólo quiero vivir.

No se si esa carretera es una prisión, yo pienso que si pero todos dicen que no.
Por eso prefiero no quedarme parada, tengo al mismo tiempo la cabeza en las nubes y los pies en el suelo. Me aburro por eso paso pagina a la velocidad de la luz, ya me da igual lo que digan los demás.


As veces pienso  que significa eso de ser libre cuando veo que hay tanta gente que vive sin tener como comer, estoy sola , tu estás solo, todos estamos y nadie sabe dónde esto va parar.

Detrás de cada palabra oculta en las líneas del horizonte de esta carretera llamada vida, hay un silencio y un horizonte tembloroso, tengo los ojos húmedos y as veces pienso que estoy completamente engañada, quizás porque estoy corriendo en dirección contraria pero la duda es el precio de la pureza, es inútil estar seguro, es inútil tener la certeza.

Veo señales dónde dicen;
¡No Fume!
¡No corra!
¡No muera!
En realidad son señales como cuchillo de doble filo.

Mi vida es tan confusa como la América Central por eso por favor no me acuse de ser irracional.
As veces me gustaría poder meterme en la infinite highway y acelerar a ciento y diez, ciento veinte o ciento cincuenta por hora sólo para ver hasta cuanto el motor aguantar.

Me gustaría cambiar el chiclet de menta por un beso, cerrar los ojos y por ultima vez dejaría la sombra de mi sonrisa en esa carretera de la vida, en esta infinite higway.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar :) !!!!

INSTAGRAM FEED

@soratemplates