No fabriques fantasías cuando quieras realidad







En el amor hay tres tipos de fracasos:

El fracaso por no ser correspondido, el rechazo literal, duro y crudo.
El fracaso de no alcanzar la felicidad dentro de una relación.
Y el fracaso de que se acabe el amor de una  relación dónde has hecho el esfuerzo enorme y no ha llegado exactamente donde tenía que llegar.

El amor es un concepto universal que nos une por eso es importante esforzar y centrar en todo lo bueno que nos pueda aportar, pero para que eso ocurra hay que tomar unas de las decisiones más duras diría yo: ser valiente.

Bruce Lee dijo un dia: " Al final importa una mierda si las cosas no salen como queremos, más vale tener cicatriz por valiente que piel intacta por cobarde."

Ese concepto de ser valiente, de luchar por lo que se quieres es algo que me trae atravesada, porque sino lucho...sufriré pensando en lo que podría pasar, pero si lucho y no obtengo la respuesta deseada también habrá sufrimiento.  ¿Entonces, que hago?

¿Abandono la idea? o ¿Me lanzo sin pensar y que sea lo que Dios quiera?

Os dejo con una carta que Einsten escribió a sua hija Liersel:

"El amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El amor es Dios, y Dios es amor.
Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.
Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.
Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.
Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quintaesencia de la vida.
Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta."
Leer esta carta me tranquiliza y me agobia a la vez, es un sentimiento contradictorio, si de verdad el amor todo lo vence, todo lo transciende y todo lo puede, como se explica que hasta ahora todo ocurre al contrario.

A veces pienso que amar es un juego de muy mal gusto porque nos hace fabricar fantasías, sueños y yo lo que quiero es la realidad.

No quiero fabricar ilusiones para que acaben en el fondo del un río, en un cajón viejo lleno de polvo, no quiero un amor  de usar y tirar, quiero ver como toda esa energía, surge, crece y se hace mas fuerte, que explote,  que sea tan potente capaz de llevarme hasta el espacio como si se tratará de un cohete o que incluso me haga perder el norte.

Quiero que esa fuerza tan poderosa ocurra en el mismo momento y en la misma dirección de quien pienso y me esfuerzo, no quiero esa fuerza para que venga a matar mis sueños.

Dicen que los problemas quitan el sueño...pero las ilusiones también,  quiero creer en todo eso, ¿Es mucho pedir?


Por eso repito siempre...No fabriques fantasías cuando quieras realidad, sino estas dispuesto a terminar una partida es mejor ni empezar.


Anna Silva
TQM


















No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar :) !!!!

INSTAGRAM FEED

@soratemplates