Mírame y dime la verdad



¿Qué es lo primero que ves?


Para algunos es solo un ojo.
Para otros una mirada perdida.
Muchos verán una imagen reflejada en la pupila.
Y muy pocos verán la verdad.


Mírame a los ojos y dime la verdad
¿Qué piensas tu de mi?
¿Que piensas sobre tus padres, tus hermanos, amigos, familiares o compañeros de trabajo?

Míralos y di la verdad
¿Qué ves?

Ahora mírate a ti a mismo, mírate en el espejo y dime:


¿Que ves?

¿Eres bueno?
¿Eres amigo?
¿Eres una persona sociable?
¿Eres de confianza?


Supongo que habrás contestado lo mejor de ti mismo, está claro! Pero ¿Será verdad todo eso?

Lo que nos hacen ser buenos no es lo que decimos y si lo que hacemos, es la acción. Hay mucha gente que dice ser bueno pero no practica, no demuestra en su día día, carecen de empatia y creen dueños de la razón.
No trates de convencer a tus amigos, familiares, esto es fácil, hazlo contigo mismo ¿Serias capaz de traicionar a ti mismo?


"La verdad es la realidad"


Ya se que todos odiamos la mentira, pero también somos muy reacios a la verdad, y es que ambas duele pero hay verdades que no nos gustan escuchar. Y da igual la forma que se haya dicho, siempre lo tomaremos peor que cualquier mentira contada.

Aunque nos duele escuchar eso que tanto tememos, lo que no sabemos es que esa verdad tiene un gran poder de transformación. Es un paso para que seamos mejores personas.
Aceptar nuestros errores y de los demás hará  que dejemos de ser tan exigente y críticos con la debilidad y aceptar que también podemos ser igual o peor que cualquier ser humano.

Tenemos que entender que no somos perfectos, nadie  lo es, y verlo a tiempo hará que estemos más cerca de vivir con satisfacción, plenitud y harmonia con nosotros mismos.



Lo que debería prevalecer no es tanto ser una persona 100% sincera, sino no decir nunca lo contrario de lo que pensamos.













INSTAGRAM FEED

@soratemplates